Baja el consumo de refrescos azucarados y triunfan las alternativas saludables

Mercasa, una de las principales empresas públicas del sector de la alimentación, ha publicado un informe sobre la evolución del consumo de azúcar en España. En él conocemos todos los factores claves de la guerra contra el azúcar y el papel que está jugando el vending en esta batalla.

Durante el período de 2013 a 2018, los españoles hemos reducido el consumo de bebidas con azúcar de 46 a 41,5 litros por persona y año. Gracias al aumento de alternativas saludables en el sector del vending y al éxito de refrescos light, con cero azúcar y zumos naturales, cada vez estamos más concienciados sobre la importancia de llevar una alimentación correcta.

Actualmente, en España se producen al año alrededor de 4.400 litros de refrescos. Y, mientras los productos con cola o gaseosas están bajando, el consumo de bebidas isotónicas crece un 3%, el té un 3,8% y las bebidas light un 4%.

Con este tipo de medidas se está consiguiendo que desde el 2005 al 2020 el consumo de azúcar en los refrescos baje en más de un 35%, algo especialmente importante en los niños menores de 12 años y en las personas sedentarias que no hace ejercicio.

Otro de los puntos clave por los que la reducción del consumo de azúcar se está acelerando es gracias al programa de gobierno de las distintas comunidades autónomas en el que se prohíbe la venta de productos de más de 200 calorías por unidad. Una medida que deja fuera a la mayoría de los refrescos y snacks poco saludables y que abre la puerta para que todas las máquinas de vending empiecen a vender productos frescos, naturales y alternativas saludables que cuiden la alimentación de los más pequeños.

No podemos olvidar que los niños son especialmente sensibles a desarrollar enfermedades como la diabetes, así que ahora es más importante que nunca continuar con la transformación del sector y ofrecer productos para todo el mundo.