El Gobierno Suizo quiere acabar con las reservas de café y las empresas se plantan

Suiza es un país lleno de peculiaridades por su posicionamiento político neutral a lo largo de los diferentes conflictos bélicos de la historia. Al ser un país refugio, además de dinero y obras de arte, también se suelen almacenar productos de alto valor para la población, entre ellos el café.

Pero tras años de bonanza económica y décadas de paz (en occidente), el Gobierno suizo ha presentado una iniciativa para eliminar el café de la lista de productos que tienen almacenados en casa de guerra. Lo que no contaban era encontrarse con el rechazo del público, provocado una reacción del sector en el que 12 de las 15 mayores empresas de café del país anuncian que ellos sí van a seguir almacenando café para abastecer el país durante varios meses.

En Suiza se consumen 9 kilos de café por persona y año, más del doble que en España donde consumimos alrededor de 4 kilos por habitante. Y, al ser uno de los países donde más café se consume, la población considera que este producto sigue siendo un bien esencial que debe estar protegido.

Actualmente en las reservas de Suiza hay unas 15.000 toneladas de café, un stock que se va a ir absorbiendo poco a poco por las empresas privadas hasta que se pueda garantizar el suministro de esta bebida durante meses en caso de guerras, epidemias o desastres naturales.

Los suizos son una sociedad previsora por naturaleza y, aunque entienden que las circunstancias políticas y sociales cambian, nadie quiere pensar en la posibilidad de quedarse sin su bebida favorita.

¿Qué te parece esta noticia? ¿Te gustan este tipo de curiosidades? En España somos amantes del café, pero todavía nos queda un poco hasta alcanzar a nuestros vecinos europeos.