No solo con azúcar puede disfrutarse el café

Disfrutar de un café suele estar acompañado inevitablemente de una ración de azúcar, para endulzarlo lo suficiente como para que el trago esté todavía más apetitoso.

Sin embargo, hay otras opciones además del azúcar. Algunas de ellas han cobrado tendencia por ser más saludables o afectar menos a la dieta. Otras simplemente representan el aporte de un sabor distinto, además de unas propiedades nutritivas adicionales que vale la pena conocer.

El café con edulcorante

El edulcorante como sacarina es el aporte más habitual en el café, después del azúcar. Su consumo está relacionado con el interés personal de reducir la cantidad de azúcar que se toma.

Los motivos pueden ser varios, desde no querer engordar hasta saborear mejor una o dos pastillas/gotas de sacarina con el café. Lo importante es que el edulcorante no es asimilado por todo el mundo de la misma forma. Por ese motivo, hay gente que puede necesitar más cantidad y otras personas que no podrían tomarse el café ni con uno solo de estos añadidos.

Añadir canela al café

Aunque parezca un aporte del cappuccino exclusivamente, en realidad la canela en el café nos ofrece muchos beneficios, además de un sabor característico.

La canela tiene importantes propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antioxidantes, además de vitaminas y nutrientes, que son muy beneficiosos para nuestra salud.

La canela en el café solo tiene un inconveniente y es que es difícil de primeras identificar la cantidad exacta a poner, para conseguir el equilibrio perfecto entre todos los ingredientes.

Endulzar el café con leche condensada

El conocido “bombón” no solo es un atractivo tipo de café dulce, sino que aprovecha las propiedades y el sabor de la leche condensada. Algunos consumidores prefieren este añadido al azúcar o a cualquier otra opción.

En realidad, hay pocos sabores comparables al de la leche condensada. Una vez que te acostumbras a añadirla al café, es difícil sustituirla. Pero hay que advertir que también ofrece un aporte energético muy alto y que para algunas personas puede ser excesivo.

Otros toques dulces del café

A la hora de endulzar el café contamos con otros complementos alimentarios, también de intenso sabor. La miel y el caramelo son dos de las opciones más escogidas por la mayoría de consumidores.

Tienen un aporte nutritivo muy importante, sobre todo la miel, al mismo tiempo que consiguen un sabor con el café incomparable. Como con la leche condensada, su consumo moderado puede ser tan delicioso como saludable.